Con la gran familia de artistas de la que provenía, su camino estaba casi decidido antes de nacer. Antonio fue el único hijo varón de la faraona, Lola Flores, su ojo derecho por quién más tuvo que preocuparse y quizás con quién mejor se entendía.

Antonio era un artista como toda su familia, pero el quería hacer algo diferente desde el principio por ello poco a poco encaminó su carrera al pop-rock, era hacer el más difícil todavía, haber seguido la línea musical de la familia habría sido lo más sencillo para triunfar, quizás no le gustaban las cosas fáciles.

antonio-flores-lola
Su primer disco se publicó en 1980, el título su propio nombre “Antonio”. La verdad es que el disco pasó bastante desapercibido, la sombra de la familia Flores era tan grande que incluso tapaba ese escarceo de su hijo con un estilo musical que se salía de los cánones gitanos. Dos temas “No dudaría”, y otro de Joaquin Sabina “Pongamos que hablo de Madrid” fueron temas que tuvieron éxito mucho más tarde, y eran indiscutibles en su repertorio.

Antonio también tuvo sus momentos en el cine en varias películas, pero la música seguía siendo su pasión. Era un compositor extraordinario, y además de sus temas, compuso varios a su hermana Rosario.

antonio-flores-hermanas

El año 1995 parecía que iba a ser su año, temas como “Siete Vidas”, “Cuerpo de Mujer” y sobre todo “Alba” dedicado a su hija, lograron estar en los primeros puestos de todas las listas y en la mente de todo un país que comenzaba a reconocer la labor de un artista gitano en un campo distinto.

Pero lamentablemente, dos semanas después del fallecimiento de su madre, apareció muerto, Antonio no soportó la desaparición de su madre, nos dejó grandes temas.

Facebook · Twitter · Youtube