El primer contacto con los chicos de Melocos fue bastante anecdótico, corría el año 2004 y Valverde de Leganés celebraba su primer Festival de Música Fevalpop, donde participaban grupos que estaban iniciándose o tratándose de abrir hueco en la música, y donde Guaraná hacía de padrino de todos ellos como grupo grande y fuera de concurso.

El sistema de evaluación era muy democrático, ya que los propios grupos realizaban la votación sin poder votarse a si mismos. Curiosidades de la vida, Melocos fue el peor clasificado de todos. Eso sí, marcaron huella por su personalidad y todos los grupos hablaban de lo “salaos” y buena gente que eran todos sus componentes.

melocos
Cuando tres años después comenzaron a ponerse en cabeza del panorama musical español, más de uno de los otros grupos participantes no dejaban de sorprenderse y recordar aquel festival. Dieron una lección de superación, de seguir su camino y no dejarse influenciar por una última posición. En muchos grupos serviría para abrir discusiones, ellos siguieron unidos su camino, tenían claro a dónde iban.

En 2012 volvimos a encontrarnos en el camino, y en la comida les recordé aquel festival (que no sabría si ellos recordarían). Se rieron muchísimo, y lo recordaban perfectamente, fue de sus primeras actuaciones públicas, la primera fuera de su tierra y eran novatos en muchos aspectos. Fueron además el único grupo de fuera de Extremadura, y eso también me llamaba la atención.

melocos1

Pero eran de “fuera” relativamente. Jaime Terrón, el cantante del grupo me contó que vivió durante su infancia en Badajoz, incluso tenía familia que visitaba con frecuencia, sobre todo en Navidad y muchos amigos. Musicalmente es cierto que quizás rondaba por sus cabezas la disolución que se produjo poco después.

Personalmente seguían siendo ese grupo de chicos divertidos, con valores humanos muy arraigados e inquietos intelectualmente, y de conversación fácil sobre cualquier tema. Son de esos artistas que merece la pena conocer.

Facebook · Twitter · Youtube