Penúltima entrega de nuestro Remember, hoy se lo dedicamos a una de las mejores voces que ha dado este país y que se atrevía con todos los palos, gracias a la tremenda confianza que tenía en su voz desde bien joven. Criada en una familia muy humilde, la vida se lo puso más complicado aún, cuando con tan solo 13 años perdió a su padre y tuvo que comenzar a trabajar desde esa edad, para mantener a su familia como hermana mayor junto a su madre.

Tuvo diversas labores, pero jamás perdió de vista su gran don. Tenía además claro que Madrid era su destino si quería llegar a triunfar. Tras muchos intentos, finalmente logró convencer a su abuelo quién le apoyó en la idea siempre que se fuese con su madre, y les entrego dinero para que sus inicios fuesen menos duros.

rocio-jurado-joven

Su voz era conocida para el gran público, su temperamento y personalidad detrás del escenario. Quería triunfar pero no a cualquier precio, y no fueron pocas las veces que tuvo que parar los pies a más de un reconocido artista que al sentirse atraído por ella se sobrepasaba. Su belleza era tal, que llegó a ser elegida Miss España en 1968.

Como curiosidad dentro de su vida amorosa, contar que estaba enamorada de un chico de buena familia de Chiclana, su pueblo natal y fue rechazada por esta, al ser “pobre”. Curiosidades de la vida, muchos años después acabó comprando las tierras de esta familia, mientras aquel chico que la rechazó trabajaba como camarero.

rocio-jurado-concierto

Su fuerza sobre los escenarios era bárbara, sus temas llegaban a lo más hondo del público gracias a la pasión que ponía sobre el escenario. Su voz tuvo reconocimiento internacional, tanto con premios en América Latina, como el premio a la Mejor Voz del Siglo XX que recibió en el año 2.000, incluso la curiosidad de cantar en la Casa Blanca para el entonces presidente Ronald Reagan.